关于我们

释读中国和试读中国--是一个译成西班牙语的中国文学空间,除了故事,小说,戏剧,散文和诗歌外还包括了评论,话剧及电影剧本,收容了所有受欢迎的,或使人反感的,出色的或复杂的,肯定的或否定的智慧创作和想像。

这个空间存在的目的既可以使已翻译成西班牙文的及那些可翻译的作品和作家之间的关系更清晰,同时也可形成一个反思和批判,中国学院和西班牙汉学院之间的交流平台。

通过网站的各个栏目给大家提供了作家,作品,出版物及译者的各项信息。同时也是给作家,译者,汉学家及编辑,或只是好奇的过路人,感兴趣的,迷路的,开明的,勇敢的,渴望的围观者所搭建的一座桥梁或更像是个交叉口。

释读中国和试读中国不只是中国的古代或当代文学,而是通过过去和现在的作品来穿越时空,给予了各种丰富的体验空间及中国这个主角多元的声音。

**********************

acerca de

China traducida y por traducir es un espacio dedicado a la traducción de la literatura china en lengua española, donde literatura incluye no sólo relato, novela, teatro o poesía, sino también ensayo, crítica, guión cinematográfico y en definitiva toda creación e imaginación intelectual que plazca o incomode, ilustre o complique, afirme o niegue. El espacio nace con el propósito de hacer visible tanto la relación de obras y autores chinos traducidos al español como aquellos cuya traducción sería deseable, y a su vez  pretende conformar un espacio de reflexión y crítica y de intercambio entre la academia china y la sinología en español.

A través de sus secciones, ofrece información sobre autores, obras, publicaciones y traductores en un mismo espacio interactivo que divulga a la par que orienta lo hecho y lo que se quisiera hacer;  puente, o mejor quizá, cruce de caminos donde se encuentren autores, traductores, sinólogos, editores y paseantes curiosos, interesados, asomados, perdidos, iluminados, arrojados, pendientes, valientes, querientes o expectantes.

China traducida y por traducir no se ciñe a la antigüedad ni a la contemporaneidad china, sino que a través de ambas, lo escrito en su pasado y presente, quiere dar espacio a la complejidad propia de toda experiencia, a la pluralidad de voces que la recrean o interpretan desde su interior, a los protagonistas mismos de esta historia. La traducción, traidora como sea, mediada inmediatez, es el primer paso en todo intento de comprensión, pues la conversación no llega a nada si los interlocutores no se entienden, no se oyen ni se prestan.

China es un territorio inmenso al que el puro número determina y condiciona: muchos habitantes, muchas lenguas, muchos milenios, muchos espacios, muchas formas de vida diversas se resumen bajo la apariencia del nombre único. Contradicciones y malentendidos traspasan asimismo nuestra relación, pasada y presente, con esa China que son muchas. Las clásicas escenas entre la niebla donde parece no ocurrir nada, el vacío, la serenidad que su tradición indica y el mercado explota, o los múltiples silencios preconizados por uno y otro lado contrastan con la infinidad de discursos y con ese ruido ajetreado que rodea la China que se nos presenta, un tanto agresivamente, cada día en los medios. Rapidez e inmovilidad son pues dos formas discursivas contradictorias que conviven en nuestro imaginario sobre China y, quizá más importante, sobre el mundo que habitamos, donde hechos y acciones rebasan con mucho los sentidos y razones que los inspiraron. Porque toda historia es historia para el presente, lo que los chinos dijeron y dicen sobre sí mismos, sobre su pasado y sobre el mundo que habitan es algo que más allá de especialidades nos incumbe a todos.

Los comentarios están cerrados.