Wang Guowei 王国维

wang-guoweiNacido en 1877 en Haining, provincia de Zhejiang, en una familia de dilatada tradición letrada. Consiguió el título de xiucai en los exámenes imperiales a la temprana edad de 16 años. Más tarde, tras un fracaso en fases posteriores del sistema de exámenes imperial, perdió la motivación y se dedicó a enseñar como tutor.

En 1898 se trasladó a Shanghai. Allí, asistió a clases en el Instituto Oriental, donde entró en contacto con la obra de Schopenhauer y Kant, que hicieron nacer en él un gran interés por la filosofía europea. Con el objetivo de aprender las nuevas formas de conocimiento llegadas de occidente, así como la lengua inglesa, marchó a estudiar a Tokio (Japón) en 1901, de donde volvió meses después por una enfermedad.

Tras su regreso a China, se dedicó a editar una revista, Jiaoyu Shijie, en la que publicaban traducciones y textos originales sobre pedagogía, sociología, literatura, estética, pensamento, ética y psicología, a veces escritos o traducidos por él mismo.

Se dedicó al estudio de la obra de Kant y Schopenhauer. Posteriormente, viró hacia la literatura -fue un reconocido poeta- y, más tarde aún, hacia la historia y la arqueología.

Tras la caída del régimen imperial, marchó a Japón, donde se dedicó al estudio de los clásicos letrados, desarrollando un marcado interés por la etimología y por el estudio epigráfico de los huesos oraculares de la dinastía Shang que recientemente habían sido descubiertos en la ciudad de Anyang. Sus logros en estos aspectos le valieron un amplísimo reconocimiento entre los intelectuales de la época. En 1923 ejerció como tutor personal del ya depuesto emperador Pu Yi, y dos años después ocupó el cargo de profesor en la Universidad Tsinghua de Pekín.

Durante sus años de actividad intelectual, a pesar de llegar a cierto periodo de desencanto con la civilización occidental, mantuvo una actitud positiva hacia las interacciones y polinizaciones de esta con la cultura tradicional de China, llevado por su creencia en la naturaleza universal del conocimiento.

Estuvo siempre dedicado a la labor académica, pero no tomó parte en el activismo revolucionario que inundaba su época. Aun así, la situación de guerra civil y su desencanto con la evolución política de China pudieron conducirlo al suicidio arrojándose al lago Kunming, en el palacio de Verano, en 1927.

Los comentarios están cerrados.