Xiao Jiansheng 肖建生

Nacido en 1955 en el distrito de Fenghuang, en la meridional provincia china de Hunan, Xiao Jiansheng (肖建生) comienza su andadura como editor y periodista en 1972, tras licenciarse en Lengua y Literatura Chinas por la Universidad Central de Radio y Televisión de China. A partir de entonces trabaja en diferentes organismos de la administración pública, como el Departamento de Propaganda del Comité Distrital del PCCh de Fenghuang, la Estación de Radiodifusión del distrito de Fenghuang, la Televisión Popular de Hunan o el Departamento de Organización del Comité Provincial de Hunan. Actualmente combina sus investigaciones académicas con su carrera como periodista especializado en bolsa y economía para el Diario de Hunan (湖南日报). Aparte de su labor periodística, son reseñables sus ensayos sobre literatura, historia y economía, ninguno de los cuales han sido traducidos todavía al español.

Xiao, que creció durante la Revolución Cultural, no pudo ir a la universidad, y más tarde, en los años ochenta, comenzó a cuestionar el concepto de lucha de clases y la división marxista de la sociedad en capitalistas y proletarios, impulsado por un interés particular por la creación de un Gobierno constitucional en China y los intentos de reforma de principios del siglo XX, que le llevaron al estudio de la historia contemporánea de su país.

El nombre de Xiao Jiansheng se hizo famoso en los círculos académicos gracias su obra Reflexiones a propósito de la civilización china (《中国文明的反思》), en la que expuso sus tesis sobre el desarrollo histórico de China como Estado y la lucha entre ideologías en el mundo chino, con especial hincapié en la influencia que ésta ha tenido sobre los derechos civiles en China a lo largo de su historia.

Prohibida su distribución en la China continental poco después de su publicación por primera vez a finales de 2006, pero disponible en Hong Kong gracias al sello editorial Nuevo Siglo (新世纪出版社), Reflexiones a propósito de la civilización china gira en torno a la idea fundamental de que China, en tanto que entidad política y administrativa, fue más próspera económica y culturalmente en los periodos de desunión política que en las épocas en las que imperaba un fuerte Estado centralizado.

Estas ideas favorables a un mayor pluralismo en la sociedad china parecen no haber sido muy bien acogidas por los gobernantes del país, pese a no poner en tela de juicio la autoridad del Partido Comunista Chino. Respecto a esta cuestión, el autor comenta lo siguiente: “La actual postura oficial es que China sólo puede ser fuerte mientras permanezca unida bajo un único Gobierno central, y que eso es algo especialmente necesario ahora que China se va a convertir en una potencia global.”

Obras:

《中国文明的反思 》,  lit., Reflexiones a propósito de la civilización china, 2009

《 民国总理熊希龄 》, lit., Xiong Xiling, primer ministro de la República

《血泪铸成的炒股原则 》, lit., Principios para cotizar en bolsa forjados con sangre y lágrimas

《投机:巨富时代的动 》, lit., La especulación: fuerza motriz de la era de la gran riqueza

Los comentarios están cerrados.