Dai Jinhua: aportando mapas

Dai Jinhua: aportando mapas

Las décadas de los ochenta y noventa en China han visto la génesis y el desarrollo de un grupo de intelectuales independientes al que ha faltado tiempo para denominar “Nueva Izquierda”, y que reúne algunos de los contemporáneos más conocidos como Wang Hui, Cui Zhiyuan, Zhang Jie o Wang Anyi. Reacios a adimitir esta etiqueta en parte maliciosa y en parte inevitable, lo que les une es una posición de partida manifiesta que transciende en todos sus trabajos: una oposición a las teorías neo- liberales de ciertos círculos intelectuales y sobre todo a las políticas económico-sociales que las están tomando como guía de desarrollo, una crítica de la promoción caiga-quien-caiga del consumismo ciego y una preocupación muy sentida por las dramáticas diferencias y conflictos sociales que este modelo está produciendo. Unidos por el afán de retomar en serio el debate político que se inició a principios del siglo pasado en China y por recuperar el sentido original del más que fallido pensamiento utópico que ha traspasado su historia reciente, insisten en la pertinencia actual del término analítico “clase” y encaran en sus programas los debates actuales en torno a las políticas de género, medio ambiente o derecho civil, alineándose con aquellas demandas del anticapitalismo internacional que trabaja por la posibilidad de otro mundo más sensato.

Cinema and Desire presenta por primera vez en lengua occidental una selección de escritos de una de las figuras más interesantes de este grupo, Dai Jinhua. Profesora de cine y literatura en la Universidad de Pekín, ensayista prolífica, oradora mediática y colaboradora habitual de las revistas y foros que vehicúlan este debate- como Dushu o el foro ARENA-, Dai Jinhua se ha convertido en la década de los noventa en una voz ineludible en los debates contemporáneos y en una precursora de los estudios culturales en China.   Cinema and Desire recoge ocho ensayos escritos durante este período, en los que reflexiona sobre el cine de lo que se ha llamado Quinta y Sexta generación,  los diversos discursos de género que cristalizan en la historia del cine chino, el  orientalismo de los festivales de cine internacionales así como el orientalismo asumido, “interno” que lo alimenta. En todos ellos aflora como telón de fondo la infiltración masiva de la cultura de consumo. A lo largo de estos ocho capítulos el volumen va trazando a la vez la trayectoria disciplinaria y la propuesta de Dai Jinhua, una propuesta que no obstante se entiende mejor a partir de la entrevista que cierra el libro y que configura el noveno capítulo. En ella la autora aporta el marco general en el que se inscribe su trabajo, explicando su retorno crítico al marxismo clásico – “el uso de un arma crítica no debe hacernos olvidar la crítica del arma misma”,  su posición feminista -“una parte integral de mi posición teórica; más importante, una experiencia y una forma de vida” , su  compromiso con el cine como material analítico y la elección de conceptos y teorías que van desde el postestructuralismo a la teoría postcolonial. Resumiendo, el volumen ofrece un ejercicio continuado de semiótica cultural donde el cine es el texto privilegiado que informa de las tramas políticas, culturales y económicas que van entretejiendo los discursos que confluyen y traspasan la contemporaneidad local y global, abordando tanto cuestiones estéticas del cine como otras relativas a su producción, comercialización y recepción, todas ellas indisociables en la lectura crítica : “Me gustaría mostrar cómo el cine, como cultura de masas, cultura comercial, cultura popular y elitista a un tiempo nos revela toda una gama de significados complejos que se inscriben en un contexto a su vez complejo y multifacético”. No cabe duda de que Dai sabe leer y sabe comunicar sus hallazgos desplegando un pensamiento rico en imágenes y metáforas que nos da pie a superar entre otras cosas la ya cansina fórmula que reduce la contemporaneidad china a un conflicto entre tradición y modernidad,  aporía que es sólo uno de los cristales en el calidoscopio de la China que aquí se nos presenta.

Cinema and Desire es pues,  sobre todo, un acercamiento a una de las intelectuales activas en la República Popular, una versión de primera mano de lo que está pasando y de lo que se está hablando en la escena  intelectual, cultural,  pública y por tanto política de China. En este sentido, los editores y prologuistas han descuidado algunas cosas fundamentales que dejan al lector o lectora con varias preguntas en el aire y con cierta sensación de querer saber más y mejor. El prólogo no aclara gran cosa en lo referente al pensamiento y al contexto de la autora, y mientras se detiene a explicar la elección un tanto obvia del término Cinema del título, omite una aclaración quizá más necesaria del segundo Desire. Por otra parte, la prosa que Dai Jinhua reconoce abrupta y a ratos confusa reverbera en unas traducciones más bien poco cuidadas.

Buena o regular, en todo caso supone una versión directa que dicho sea de paso  sigue siendo lamentablemente indirecta -por no decir del todo ausente- en nuestra lengua. Por lo que nos corresponde, Cinema and Desire bien puede animarnos a saber algo más de la situación china vista desde el interior, además de ofrecernos un monográfico de una pensadora en acción que por tanto rehuye de cualquier lectura fácil: por el contrario Dai Jinhua dibuja un escenario complejo de soluciones complejas, acercamientos conscientemente parciales pero integradores que van trazando un mapa, una geografía conceptual que aporta algunas de las coordenadas esenciales de la esfera pública china en nuestros días.

Cinema and Desire: Feminist marxism and Cultural Politics un the work of Dai Jinhua Edited by Jing Wang and Tani E. Barlow. London: Verso, 2002

Por Tyra Díez

Los comentarios están cerrados.